partes del saxofon

Se dice que la creación del saxofón se derivó de las limitaciones del clarinete, por lo que sea que fuera, el saxofón se convirtió con el tiempo en un instrumento musical aún  más socorrido y famoso que el mismo clarinete.  Hay que conocer bien el saxofón para entender su ejecución, y aunque el saxofón es único y diferente comparte algunas de sus cualidades con el clarinete y aún con el oboe como es su cuerpo cónico. Pero el saxofón es más simple y más fácil de ejecutar.

No hay que pensar que el cuerpo cónico es el único modelo de saxofón que existe en realidad hay varios tipos de saxofón según su cuerpo, pero todo en el saxofón está determinado por la capacidad de ejecución, por ello pueden ser a requerimiento de la misma de cuerpo corvo de los saxofón denominados soprano y sopranino, pero para conocer los mismos a fondo hay que adentrarse con paciencia al mundo de la ejecución del saxofón, que por cierto se considera fácil de aprender pero que demanda grandes horas de ejecución y una constante de amor por el instrumento que permita sobrellevar sus exigencias.

Las partes del saxofón son: la boquilla que puede ser metálica  o no metálica, y entre esas opciones de madera, de cristal, de porcelana o hueso, y de plástico aunque a éstas últimas se les considere poco apropiadas para lograr el timbre perfecto del saxofón.  La boquilla es una caña similar a la del clarinete, después de todo como hemos dicho, el clarinete parece haber sido el antecesor del saxofón.  Esta boquilla en el saxofón sí es más grande que la del clarinete, y diseñada para entrar en la boca del ejecutante de una manera más plana que la del clarinete.  Tiene una cámara interior redonda o cuadrada y es más amplia que la del clarinete.

Otras parte del saxofón es la denominada caña o lengüeta, anchas y cortas, fabricadas en caña común o fibra de vidrio. El tamaño de las cañas del saxofón está determinado por el tipo de saxofón para el que se emplean pudiendo ser alto, tenor, barítono, contrabajo y demás, las hay de toda clase, dureza y precio. Como todas las piezas tiene sus particularidades y la de la caña del saxofón se determina por su dureza que va de niveles 1 al 4, con intermedios y siendo 1 la más blanda y 4 la más dura, en el caso del saxofón barítono la caña llega al nivel 5.

Imagen; Vía